Conoce los 7 mitos y conceptos erróneos del aceite sintético

.

Los lubricantes sintéticos se han ido popularizando a través de los años. ¿Sabías que no solo los vehículos de carga pesada utilizan el aceite sintético? Es cierto, el 70% de los vehículos nuevos emplean aceite sintético para ayudar a mantener el rendimiento de su motor.

Hoy en día, son muchas las maquinarías que requieren del aceite sintético en su motor, por ello se han incrementado los mitos alrededor de este tipo de lubricante. Así que, mientras más podamos aclarar los mitos y conceptos erróneos del aceite sintético, más informados estaremos al momento de adquirir un lubricante de calidad.

 

1. Una vez que utilizas el aceite sintético, no puedes utilizar el aceite convencional

 

Este es uno de los mitos más comunes sobre el aceite sintético, y es completamente falso. Si esto fuera cierto, todas las compañías de lubricantes tendrían que advertir al cliente a través de la etiqueta.

Por lo que, es completamente seguro cambiar o mezclar aceite sintético y convencional. De hecho, la composición del aceite sintético se basa en la mezcla de aceite mineral y aditivos artificiales.

En cambio, sí es aconsejable que utilices el mismo aceite para las recargas, pues esto le proporcionará la mejor protección a tu motor, independientemente del aceite que elijas.

Te puede interesar: Tres errores más comunes en la lubricación de rodamientos

 

2. Invertir en el mejor programa de lubricación aumentará los costos operativos

 

servicio lubricacion

Este es un mito totalmente falso. Invertir en servicios técnicos requiere un costo inicial, pero cuando se emplean las tecnologías y servicios de lubricación adecuados, los operadores pueden percibir un ahorro de dinero tanto a corto como a largo plazo.

De hecho, los servicios como el análisis de “aceite usado” pueden ayudarte a predecir y remediar mejor los posibles problemas de rendimiento. De esta manera, podrías minimizar aún más el riesgo de inactividad no programada. A su vez, estas ventajas ayudan a aumentar la productividad general y a reducir los costos asociados al mantenimiento.

 

3. Todos los aceites son iguales

 

¿Sabías que el rendimiento del aceite puede variar drásticamente dependiendo de la formulación? Por lo que es totalmente falso este mito, ya que todos los aceites tienen una formulación diferente. De hecho, los lubricantes sintéticos pueden proporcionar múltiples beneficios de rendimiento que superan a los aceites minerales. Esto se debe a que están formulados con bases sintéticas y paquetes de aditivos avanzados.

Incluso, los aceites sintéticos pueden ofrecer una mayor protección del equipo en condiciones de funcionamiento rigurosas, como temperaturas extremadamente altas, cargas pesadas y exposición a contaminantes.

 

4. La única función del aceite sintético es lubricar

 

Ciertamente, la función principal de un aceite sintético es lubricar, pero no se limita ello, pues también ofrece múltiples funciones y brinda beneficios al ser aplicado. Por ejemplo, reduce la fricción entre dos superficies en contacto mutuo, mejora el rendimiento o la fiabilidad del equipo, elimina la suciedad y partículas de desgaste, entre otras funciones más.

La eficiencia energética es quizá el mejor ejemplo de que un aceite sintético brinda más funciones que solo lubricar. Esto significa que el equipo sufre menos pérdidas de energía por fricción durante su funcionamiento habitual.

 

5. El aceite sintético es creado artificialmente y no deriva del petróleo

 

aceite sintetico

Es cierto que el aceite sintético es un lubricante formado por compuestos químicos creados artificialmente. Sin embargo, la base de este lubricante sigue siendo petróleo crudo que se destila y luego se modifica física y químicamente.

La palabra sintético describe más un proceso y no tanto el material. Los aceites sintéticos son como los lubricantes de diseño. Todo parte del crudo, pero a través de diferentes procesos, acabamos con diversos grupos diseñados para diferentes aplicaciones.

 

6. El aceite sintético provoca fugas

 

Este es un mito totalmente falso, pues el aceite sintético no influye en las fugas. La razón de este mito viene a raíz de que los aceites sintéticos tienen detergentes que barren con toda la suciedad del motor, y al limpiar, también lo hace en las juntas, haciendo que estas se destapen, provocando así las fugas.

Si bien es cierto que los aceites sintéticos tienen poderosos detergentes, estos no son la causa de las fugas. Más bien, la razón de la fuga puede deberse a que las juntas requieren de un cambio.

Te puede interesar: Conoce los tipos de aceite para motores diésel

 

7. Si cambias el aceite convencional regularmente, no necesitarás del aceite sintético

 

Los múltiples beneficios del aceite sintético no podrán obtenerse por más que se hagan cambios de aceite regularmente. Este tipo de lubricante no solo protege a tu motor sino que trabaja bien en condiciones de frío y calor extremo. Además, con el aceite sintético se puede esperar unos kilómetros más para realizar un cambio.

Ahora que los mitos del aceite sintético han sido aclarados, podrás estar más seguro al momento de adquirir el mejor lubricante para tu motor.

Tu maquinaria merece un aceite de calidad para que rinda y mantenga su vida útil por más tiempo. Toma en cuenta la información que te hemos brindado para que puedas elegir el que mejor se adapte a las necesidades de tu maquinaria.

En Lubtec, contamos con una gran variedad de aceites para tu motor. Por ello, te invitamos a conocer los diversos lubricantes y otros servicios que te ofrecemos para mejorar el rendimiento de tu motor.