Tres errores más comunes en la lubricación de rodamientos

.

La fricción se encuentra en todas partes, y sin ella sería muy difícil correr, caminar e incluso mantenernos de pie. Para los vehículos y aviones, la fricción es igual de importante, ya que se necesita de ella para que los motores puedan accionar las bombas. Pero cuando se trata de maquinaria, la fricción puede ser amiga y enemiga a la vez.

Los rodamientos dependen de la grasa para reducir los niveles de fricción. Si alguna vez has engrasado algún tipo de maquinaria, entonces conoces bien la batalla contra las fuerzas de fricción que amenazan la vida útil de los rodamientos. La lubricación de los rodamientos es una de las tareas más incomprendidas de este sector.

¿Sabías que el 40% de los rodamientos no llegan a cumplir su vida útil debido a las malas prácticas de lubricación? Por lo que antes de comprar un lubricante de calidad, debes conocer los tres errores comunes al engrasar los rodamientos, y así podrás saber el momento adecuado para lubricar y la cantidad de grasa que debes aplicar.

 

1. La lubricación se basa en el tiempo

 

Engrasar los rodamientos  una vez a la semana o una vez al mes puede parecer lo más sensato, ya que realizar un mantenimiento programado en periodos regulares es una tarea que se realiza desde hace mucho tiempo.

La única razón por la que los rodamientos necesitan del lubricante es para reducir la fricción. Mientras que el lubricante cumpla bien su función, no hay necesidad de cambiarlo o añadir más. Sin embargo, se suele cometer este error, obteniendo resultados catastróficos.

Por lo que, lubricar el rodamiento solo porque el calendario dice que debes hacerlo, es el primer error. Te recomendamos que supervises, midas y establezcas una tendencia en los niveles de fricción con un ultrasonido. De esta manera, podrás saber cuándo es el momento adecuado para engrasar.

 

2. Lubricación excesiva o insuficiente

 

lubricacion rodamientos

El segundo error a evitar es la cantidad de grasa que se utiliza. Una cantidad excesiva genera presión, ya que empuja los elementos rodantes hacia la capa de fluido y contra la pista exterior. Esto provoca que los rodamientos deban trabajar mucho más para cumplir su trabajo.

El aumento de la fricción y de la presión debido a un exceso de grasa aumenta la temperatura en el interior del rodamiento. Lo cual podría disminuir la eficacia del lubricante, provocando que el aceite se separe del espesante.

Del mismo modo, no añadir la suficiente grasa tiene el mismo efecto negativo de acortar la vida útil de los rodamientos

Entonces ¿Cómo sabemos que se ha añadido la cantidad exacta de grasa? Pues, simplemente debes controlar el nivel de fricción con ultrasonidos a medida que vas aplicando la nueva grasa. Ten en cuenta que debes realizarlo de manera lenta.

Escucha el rodamiento y mide el descenso de la fricción mientras que la grasa va entrando. Cuando el nivel de decibelios se acerque a un valor mínimo y se estabilice, presta mucha atención y añade pequeños chorros. Si el nivel de decibelios empieza a aumentar ligeramente, es momento de detenerse, ya que el trabajo está hecho.

 

3. Utilizar el ultrasonido solo para escuchar

 

Escuchar simplemente un rodamiento con un instrumento de ultrasonido que no proporciona ninguna información de medición, podría resultar en un desastre.

La retroalimentación audible por sí sola es demasiado subjetiva para sacar conclusiones, puesto que no hay dos personas que escuchen lo mismo o que puedan recordar cómo sonaba el rodamiento hace un mes.

Por lo que, el tercer error es depender únicamente del ruido subjetivo de los ultrasonidos cuando se necesita de datos cuantificables precisos. Así que te recomendamos que utilices un instrumento de ultrasonidos con medición digital de decibelios. Mejor aún, si utilizas un dispositivo que te proporcione múltiples indicadores de estado.

Las medidas máximas de RMS y dB de pico máximo indican los niveles de alarma y los intervalos de engrase. Mientras que el factor cresta ultrasónico proporciona información sobre el estado del rodamiento en relación con el lubricante. El factor cresta ayuda a diferenciar entre los rodamientos que necesitan grasa y los que deben ser sustituidos.

 

Beneficios de evitar los tres errores

 

lubricante rodamientos

La lubricación asistida por ultrasonidos ofrece mayores beneficios que la lubricación basada en el tiempo. El objetivo principal de la lubricación es crear una fina capa de lubricante entre los elementos rodantes y deslizantes para reducir la fricción. Por lo que es mejor determinar las necesidades de lubricación, mediante los niveles de fricción que el tiempo de servicio.

La optimización de la lubricación de la maquinaria con ultrasonidos dará lugar a una reducción significativa en el consumo del aceite. Por lo tanto, contar con un programa de ultrasonidos ayudará a crear una buena práctica de almacenamiento, toma de muestras y evitar la mezcla de grasas.

De igual forma, si colocas la cantidad exacta de aceite, podrás ayudar a prolongar la vida útil de los rodamientos. También, podrás dedicar menos tiempo a la lubricación de aquellos elementos que no lo necesiten.

Ahora ya sabes que con una buena práctica al lubricar los rodamientos, estarás proporcionando un mejor cuidado de tu maquinaria, mientras que también vas recopilando valiosos datos sobre el estado de los rodamientos.

Tu maquinaria merece los mejores cuidados y lubricantes de calidad para que rinda y dure más tiempo. Toma en cuenta los consejos que te hemos brindado para evitar errores cuando engrases tu máquina.

En Lubtec, contamos con una gran variedad de aceites para todo tipo de maquinaria. Por ello, te invitamos a conocer los diversos lubricantes y otros servicios que te ofrecemos para mejorar el rendimiento de tu motor.